FENG SHUI PARA LA OFICINA:

Un buen Feng Shui en la oficina empieza por contar con un espacio regular y bien proporcionado, un espacio donde estén incluidos todos los sectores del Pakua. Si le falta algún sector, como el sudeste o el noroeste (sectores de vital importancia para la buena marcha de las cosas dentro de la empresa), la oficina padecerá cierto tipo de mala suerte salvo que se corrija la zona por medio de alguna cura. Los espejos son muy útiles para este fin.


La oficina habrá de estar siempre bien iluminada, no dejando zonas o rincones oscuros. Se dará paso a la luz natural siempre que resulte posible. La coexistencia equilibrada de luz natural y artificial dota de mejor energía a cualquier ambiente. En torno a la zona de acceso la iluminación estará más acentuada, sobre todo si dicha zona corresponde con el sector sur o con los sectores suroeste y nordeste.


Todos los pilares cuadrados, todos los ángulos marcados, tanto si son de estructura del edificio como de mobiliario, serán suavizados con plantas. Hay que intentar camuflar todos los bordes agudos allí donde se encuentren pues crean Shar Chi, energía mortal.


La distribución de las mesas de trabajo estará sujeta idealmente a un recorrido sinuoso, facilitando el libre fluir del chi por todo el espacio de la oficina. Cuando el chi circula bien y no sufre bloqueos la empresa se verá beneficiada. Si no se consigue esta configuración, al menos hay que tratar de que las mesas no queden enfrentadas entre sí. El mobiliario de mayor tamaño, como archivadores y muebles grandes, se colocará junto a una pared sólida. No se logrará mucho, sin embargo, si al final de la jornada las mesas de trabajo tienen un aspecto caótico. Así pues, en beneficio de la labor que se realiza, es recomendable limpiar y ordenar la mesa todos los días. Este sencillo método  estimula la llegada de nuevas e interesantes tareas profesionales.


La persona de mayor responsabilidad ocupará de manera exclusiva la zona más alejada diagonalmente a la puerta principal. Si este espacio es cerrado, colocará la mesa en el ángulo contrario a la puerta del despacho, procurando que detrás del asiento haya una pared sin huecos donde poder colgar un cuadro que simbolice montañas. La posición de la mesa estará condicionada a su mejor orientación personal según su número Kua, de tal forma que, aun cuando deba mover unos grados la mesa, buscará siempre el Sheng Chi.


El resto de personas actuará de modo idéntico, orientarán la mesa para dar frente a sus mejores rumbos personales. Si por cuestiones de espacio no fuera posible, buscarán cualquiera de las otras tres orientaciones positivas.


El sector sudeste albergará todo lo relacionado con las finanzas de la empresa; en el sector sur lo relacionado con la publicidad y medios de comunicación.


Para activar la prosperidad y los flujos de suerte económica se instalará un acuario de peces dorados. El acuario contará con unas medidas proporcionales al tamaño de la oficina y será emplazado en los sectores agua o madera, o bien encarado a la puerta principal. Este último emplazamiento garantiza que el chi repose y se vuelva benévolo antes de circular.

Nombre: Enrique Casas
 

Página Web
En mi nueva página de Internet podéis conocerme a mí y mis aficiones.

Yo en redes sociales

Consultas y contacto: fengcasasshui@gmail.com